De cómo los humanos evolucionamos de las amebas

amebaVenimos de la ameba. A alguno le puede sorprender su antepasado, pero este episodio evolutivo ya se había descrito con anterioridad. Hasta ahora el misterio era cómo un organismo de una sola célula había conseguido reunir decenas de billones de ellas en las primeras formas de vida animal, hace unos 700 millones de años.

“¿Cómo la vida ha sido capaz de adquirir tanta complejidad?”, se pregunta en su despacho Iñaki Ruiz-Trillo, profesor de investigación ICREA en el Instituto de Biología Evolutiva (IBE), centro mixto del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universitat Pompeu Fabra (UPF). SEGUIR LEYENDO.

La primera foto neuronal de la disolución del ego por LSD

lsd“Me parece genial que tantos años después hayamos dado la razón a Albert Hofmann”, dice sobre la primera persona que sintetizó el LSD en 1938 Enzo Tagliazucchi, uno de los autores que hoy publican las primeras fotos de los efectos psicodélicos de esta droga en el cerebro humano.

El LSD fue una de los psicotrópicos más consumidos por el movimiento hippy de los años sesenta. En aquella época hasta los investigadores jugaban con los efectos alucinógenos del ácido por ser una nueva puerta de entrada al conocimiento del yo y de la mente humana.

El consumo de esta droga, conocida por sus efectos psicológicos, provoca alucinaciones, imágenes distorsionadas y lo que se conoce como la disolución del ego. En este viaje la persona siente como si la frontera que le separa del mundo se diluyera y la percepción de uno mismo se difuminara con el entorno. SEGUIR LEYENDO.

“La cantidad de dinero estúpido que se invierte en alzhéimer y cáncer es patético”

AG003Aubrey de Grey (Londres, 20 de abril 1963) es un personaje bastante polémico, aunque algunos lo consideran necesario. Se graduó en ciencias de la computación pero se enamoró de la biología a la par de una genetista de la mosca de la fruta (Drosophila melanogaster) 19 años mayor que él.

Se doctoró en biología en la Universidad de Cambridge (Reino Unido) un año después de publicar “La teoría del envejecimiento de los radicales libres mitocondriales”, donde describió mecanismos moleculares hasta entonces desconocidos por las ciencias de la vida.

Ahora este gerontólogo dirige la fundación Estrategias para la Senescencia Negligible Ingenierizada (SENS, por sus siglas en inglés), que se nutre de la filantropía de mecenas. La mayor donación la hizo él mismo, que destinó gran parte de la herencia de la artista de su madre. “Probablemente iríamos tres veces más rápido si tuviésemos más dinero”, se queja como cualquier investigador.

«Soy un gran fan de Aubrey, me encanta debatir con él. Lo necesitamos. Nos desafía y nos hace ampliar nuestra forma de pensar. No estoy de acuerdo con sus conclusiones, pero en la ciencia eso está bien. Es lo que hace avanzar el campo», dijo de él Stuart J. Olshansky, investigador de la Universidad de Illinois en Chicago (EE. UU.), en una reseña sobre el personaje publicada en el MIT Technology Review.

Esta semana De Grey ha estado en Barcelona, invitado por el Centre de Cultura Contemporània de Barcelona (CCCB) y la Fundació Víctor Grífols, para dar una charla en el marco del ciclo Més o menys humans?.

Nadie quiere envejecer, ¿usted cómo lo lleva?

Bueno, realmente aún no me estoy haciendo viejo [sonríe]. Estoy pasando por un buen momento [mira a su prometida, que le acompaña en las entrevistas]. Pero sí, como todos, no me quiero hacer mayor. Aunque esto no es lo que motiva mi trabajo. Lo que me hace saltar de la cama, aunque estos días me cueste, es el aspecto humanitario de mi investigación. Estoy combatiendo el envejecimiento para salvar unas 100.000 vidas cada día, dos terceras partes de las muertes diarias en todo el mundo. SEGUIR LEYENDO.